"Lo que no se mide, no se puede mejorar" -

Procesando información ...



Mejora del aprendizaje continuo

La computación en la nube y el almacenamiento en la nube simplifican la enseñanza al proporcionar a los educandos experiencias de aprendizaje continuas y actualizadas con independencia del equipo informático que utilicen para acceder a los contenidos.

Dado que los recursos pedagógicos y la información sobre los progresos de los estudiantes se almacenan en servidores remotos y no en el disco duro de un aparato, los alumnos pueden acceder a material similar desde una gran variedad de dispositivos (computadoras de escritorio, portátiles, tabletas y teléfonos móviles), aprovechando las ventajas comparativas de cada uno.

Por ejemplo, una computadora fija con una pantalla grande y un teclado de tamaño normal puede ser más adecuada para escribir ensayos o realizar búsquedas extensivas en Internet, mientras que un dispositivo móvil quizá sea mejor para introducir fragmentos de información recopilados sobre el terreno y anotar ideas tentativas.

Los programas informáticos sincronizan las tareas entre los distintos dispositivos, de modo que los alumnos pueden continuar en un dispositivo móvil el trabajo que comenzaron en una computadora de escritorio y viceversa, con lo que se garantiza la continuidad del aprendizaje. Además, puesto que la computación se está trasladando cada vez en mayor medida a la nube, los dispositivos no necesitan obligatoriamente procesadores costosos para utilizar programas avanzados; basta con que ofrezcan al educando una conexión a Internet.