"Lo que no se mide, no se puede mejorar" -

Procesando información ...



Apoyo al aprendizaje en lugares concretos

Aunque tradicionalmente la educación formal ha estado confinada a las cuatro paredes del aula, los dispositivos móviles permiten trasladar el aprendizaje a entornos que maximizan la comprensión.

Del mismo modo que los museos suelen ofrecer audio guías que informan a los visitantes sobre determinados artefactos u obras de arte mientras los ven en tres dimensiones, los especialistas pioneros han creado aplicaciones móviles específicas para cada emplazamiento a fin de facilitar el aprendizaje en disciplinas tan diversas como la historia y la química.

Hay aplicaciones que guían a los usuarios a través de ciudades, señalando los monumentos arquitectónicos y ofreciendo información sobre su diseño, construcción e importancia. Gracias a otras aplicaciones, los estudiantes de botánica pueden aprender datos sobre plantas concretas al tiempo que las observan en sus hábitats naturales. Básicamente, los dispositivos móviles hacen realidad la idea de que en todos los sitios es posible aprender, haciendo de todo el planeta un aula abierta.

En América del Norte y Europa se han empleado dispositivos móviles en varios proyectos para “aumentar” la realidad. Estos dispositivos, que utilizan tecnología de detección de la ubicación, revelan procesos y estructuras del mundo físico que no pueden observarse a simple vista.

Por ejemplo, gracias a programas informáticos disponibles en las tabletas, los ingenieros en etapa de formación pueden “ver” el emplazamiento de los soportes estructurales dentro de algunos puentes cuando los miran desde diferentes ángulos sobre el terreno.