"Lo que no se mide, no se puede mejorar" -

Procesando información ...



Respuesta y evaluación inmediatas

Varios proyectos han demostrado que las tecnologías móviles pueden simplificar las evaluaciones y proporcionar a educandos y docentes indicadores de progreso más inmediatos. Mientras que anteriormente los alumnos tenían que esperar días o semanas para recibir orientación sobre su comprensión de los contenidos curriculares, las tecnologías móviles, en virtud de su carácter interactivo, pueden aportar una respuesta instantánea, gracias a lo cual los educandos conocen con rapidez sus problemas de comprensión y revisan las explicaciones de conceptos clave. Distintas aplicaciones matemáticas diseñadas para los teléfonos inteligentes y dispositivos móviles básicos enseñan paso a paso a los alumnos cómo responder correctamente a preguntas en las que se habían equivocado. Esta funcionalidad ayuda a que las evaluaciones sirvan para mejorar el aprendizaje y no solo para clasificar, recompensar y castigar el buen o mal desempeño.

Las tecnologías móviles pueden aumentar también la eficacia de los educadores al automatizar la distribución, recopilación, evaluación y documentación de las evaluaciones. Algunas aplicaciones móviles, por ejemplo, facilitan que los profesores repartan cuestionarios cortos para asegurarse de que los alumnos han terminado una tarea de lectura. Por lo general, esos programas son compatibles con distintos sistemas operativos, de modo que los educandos pueden responder al cuestionario desde su dispositivo móvil personal y no desde el que les facilita la institución. Estos cuestionarios pueden corregirse en el momento y, si se desea, es posible incorporar los resultados a una cartilla de notas, con lo que no se necesita papel, bolígrafo rojo ni una anotación laboriosa de los resultados. Al acelerar o eliminar por completo las tediosas tareas logísticas, los educadores pueden dedicar más tiempo al trabajo directo con los alumnos.